Tejo, deporte, diversión, amigos, comida y tragos

Quién iba a pensar que detrás de unos muros por lo general de ladrillo y llenos de grafitis, que actúan como fachada de cualquier cancha de tejo de la ciudad, se gestara una actividad tan importante y hasta el momento escasamente reconocida como lo es la salvaguarda del que quizás es el deporte más antiguo, autóctono y emblemático de la Colombia, el turmequé o tejo como normalmente se le conoce.
El mismo que puede ser practicado como un deporte de alta competencia para lo cual hay que entrenarse y cumplir estrictos requerimientos o como actividad recreacional que puede ser acompañada por unos tragos y el infaltable piquete que se vende en estos establecimientos.
Diversas son las historias de su origen y práctica entre la cultura Muisca que habitaban el altiplano cundiboyacense, pero lo único cierto es que es una práctica que recreativa que era desarrollada por los indígenas antes de la conquista y por lo consiguiente tiene más de 500 años de historia en nuestro territorio. Si bien la pólvora fue traída por los españoles y ahí se adicionaron las mechas, la estructura básica del juego ya estaba desarrollada por los Muiscas, quienes lanzaban posiblemente alguna piedra u objeto en una cancha, algunas versiones dicen que se utilizaba un disco de oro, versión que presenta dudas entre los historiadores, lo cierto si es que cada torneo era acompañado por la ingesta de chicha, bebida fermentada de maíz que hacia las delicias de los participantes.
El tejo fue declarado deporte nacional en el año 2000 y reconocido como el juego más autóctono del país. Tiene reconocimiento por Coldeportes y el Comité Olímpico Colombiano, y está regido por la Federación Colombiana de Tejo (Fedetejo).
Según la UNESCO los juegos tradicionales constituyen parte importante del patrimonio cultural y son al mismo tiempo un instrumento eficaz para la promoción de la tolerancia, el respeto y la paz, en una sociedad culturalmente diversa, además sirven de vínculo entre los seres humanos y facilita la comunicación, lo cual contribuye a la identidad comunitaria.
Por todo esto es que las chanchas de tejo representan no solo un plan alternativo al entretenimiento, el ocio, el deporte sino que se constituyen por excelencia en los lugares donde se ha preservado una tradición de más de 500 años y que hoy en día se puede disfrutar con familia y amigos de la misma manera que era hace centurias.
Por eso atrévase a disfrutar un gran día practicando y compartiendo con amigos el deporte nacional en alguno de los siguientes lugares:

Bar y Campo de tejo la 28 CR 28 77 32
Club Deportivo San Fernando CR 57B 68 36
MInitejo Doña Gloria CR 28B 67 86
Cancha de Minitejo Fierros CR 28B 64 16
Club de Tejo la 76 CR 24 76 56
Club de Tejo Piqueteadero la 28B CR 28B 77 44
Club de Tejo el Gardeliano CL 63 15 44
Club Social y Deportivo de Tejo el Porvenir del Norte CR 57A 74A 33
Cancha de Tejo y Piqueteadero CR 53 17 47
Campo de Tejo El Ausente CR 68 18 69
Club de Tejo y Asadero mi Tolima CL 10 27 20
Club de Tejo la Oficina CL 69B 70C 81
Campo de Tejo San Pablo CL 3 30A 25
Club Social y Deportivo Turmeque CL 16J 103A 40
Bohórquez Pedraza Indira CL 245 7 15
Cancha De Tejo Club Guerrero CR 55C 161 29
Club Gallistico San Cristobal CL 162 7 11
Club Deportivo Y Campo De Tejo El Boyacense CR 99 153 49

Imágen tomada de la página de la Alcadía de Turmequé www.turmeque-boyaca.gov.co